El bótox y sus beneficios


El bótox es hoy día uno de los tratamientos más demandados dentro del campo de la estética.

La toxina botulínica es un tratamiento seguro (siempre debe ser realizado por un médico especialista), rápido e indoloro que en concentraciones pequeñas para uso estético permite atenuar las primeras arrugas. El bótox se aplica de forma ambulatoria y sin periodo de recuperación.

En caso de que los resultados no sean los deseados puede volverse al estado inicial.

No es un tratamiento definitivo. Los resultados empiezan a verse en los primeros días y su efecto tiene una duración de entre 4 y seis meses.

Generalmente se emplea en el tercio superior de la cara y tiene efecto sobre las arrugas que surgen por la contracción muscular que se producen al gesticular o reír. Las infiltraciones de bótox relajan el músculo, logrando que la piel se vuelve a estirar y reduciendo esas líneas de expresión que aparecen en el entrecejo y contorno de ojos.

Hoy, el bótox se utiliza junto con otras técnicas estéticas de rejuvenecimiento facial para conseguir un rostro más firme y terso.

Si sufres de este problema la clínica LUMÉNIZ invita a pasar por una consulta médica totalmente GRATUITA en nuestra sede ubicada en Av. Benavides 1967