¿Qué es la Criolipólisis y para qué sirve?

La Criolipolisis es un tratamiento no invasivo, cuyo objetivo es destruir las células grasas (adipositos) bajando su temperatura para que se descompongan y sean eliminadas, sin dañar el resto de las células de la piel.

¿Cómo funciona la Criolipólisis?

Primero se separan las grasas del tejido y el músculo mediante un efecto aspiradora, luego se utiliza un dispositivo con forma de placa, que se aplica sobre la piel para enfriar los adipocitos hasta cristalizarlos para que se descompongan gracias a la lipolisis y abandonen nuestro cuerpo a través de la orina.

¿En cuanto tiempo se ven los resultados?

La criolipólisis funciona de forma progresiva en un período de entre 2 y 5 meses. Los primeros cambios se pueden notar tres semanas después del tratamiento, a los dos meses ya se puede ver un cambio importante y durante dos meses posteriores se pueden notar mínimas mejoras adicionales.

¿Es seguro?

Es un tratamiento seguro, ya que no implica grandes riesgos ni se utilizan agujas. No produce reacciones alérgicas o inflamatorias posteriores y prácticamente no tiene efectos secundarios.

¿Duele?

Es un tratamiento indoloro, ya que por la misma acción del frío, la piel se encuentra adormecida. En una sola sesión puede reducir entre un 15 hasta un 40% de la grasa corporal de la zona tratada.