La depilación Láser y las Fase de Crecimiento de Vello

El tratamiento de depilación láser es eficaz cuando el pelo se encuentra en la fase de crecimiento activo. Los folículos pilosos en la fase de descanso o de reposo necesitan progresar hasta la fase activa para someterlos al tratamiento.
Con el sistema láser, en cada sesión, se eliminan el 99.9% de los pelos que se encuentran en la etapa de crecimiento activo. Después de las primeras sesiones pueden aparecer nuevos pelos, pero éstos son aquellos que durante la depilación se encontraban en la fase de transición o descanso. Por consiguiente, a veces, se necesitan varias sesiones para lograr una reducción permanente del pelo.
En la primera sesión los pelos desaparecen instantáneamente y otros son expulsados por los folículos en los días posteriores, mientras que la piel permanece suave y sana.

El crecimiento del pelo varía de una persona a otra, de acuerdo a la edad, el sexo, metabolismo, las hormonas y otros factores que pueden afectar dicho crecimiento. Igualmente, todo pelo cumple con las siguientes fases:

1- Se llama Anágena a la fase de crecimiento activo del pelo. Durante esta etapa, el pelo contiene una abundancia de melanina y por lo tanto es más receptivo al láser. El vello en esta fase es el más afectado por el tratamiento.
2- Catágena es la fase de transición cuando el crecimiento se detiene, pero no se cae todavía el pelo. El folículo piloso se encoge en esta fase mientras el pelo se prepara para ser expulsado.
3- La fase en la que el pelo descansa se llama Telógena, durante la cual el viejo pelo se cae para el desarrollo del nuevo pelo. El folículo piloso no es tratable durante este tiempo.

Te esperamos en Lumeniz donde nuestros profesionales lo atenderán y le facilitaran información sobre los diferentes usos del equipo y programaran su sesión de depilación definitiva láser.