Láser Resurfacing

¿Qué es un resurfacing?

Entendemos por resurfacing a la formación de una nueva piel después de eliminar la antigua mediante el uso de un láser. Esta renovación permite hacer desaparecer o mejorar todos los signos propios del envejecimiento de la piel: manchas marrones y rojas (lentigos, telangiectasias), arrugas, flaccidez y descolgamiento, sustituyéndolos por una piel nueva. La formación de una nueva capa de piel permite fabricar una gran cantidad de colágeno nuevo y tensar la piel de forma más que notable.

¿Qué efectos tiene sobre la piel un resurfacing?

El resurfacing con láser fraccionado ablativo es, a día de hoy, el tratamiento antienvejecimiento que consigue mejores resultados estéticos. La renovación de la piel obtenida con el resurfacing provoca una disminución muy importante en los lentigos (manchas solares), las telangiectasias (capilares), las arrugas (de la frente, del entrecejo, de las patas de gallo, de los párpados, del código de barras), la flaccidez (de la cara, del cuello, de la papada), el tamaño del poro y el brillo de la piel. No hay ningún tratamiento estético tan efectivo ni completo como el resurfacing, ya que trata todos los signos de envejecimiento y no sólo algunos de forma aislada. Asimismo, es el más eficiente: con una sola sesión se obtiene más resultado que con una de cualquier otro tratamiento estético. Si quieres información sobre este tratamiento la clínica LUMÉNIZ te invita a pasar por una consulta médica totalmente GRATUITA en nuestra sede ubicada en Av. Benavides 1967